El Deleite de los Cuerpos

En el invierno la libertad es nuestra

“La libertad es un músculo”

(Maite Amaya)

Una vez, algun*s de nosotr*s dijimos hagamos un festival. El encuentro se convirtió en la excusa perfecta para compartir y disputar un espacio disidente, un abrazo sexual de nuestro cuerpo colectivo. 

También dijimos, y otras veces gritamos: el deleite es un entramado de arte, vínculos sexuales y afectivos, acciones políticas y activismo LGTTBNB+ autogestivo.

Al oído susurramos, evocamos la disidencia del sexo y su representación, dijimos ver y tocar otras formas de habitar los cuerpos y las distancias, dijimos que nuestros cuerpos son políticos y, por eso, nos subiríamos a escena una vez más, otra más, y otra, ¿y otra?

En este escenario de disputa continua por la vida, donde las fantasías sociales se manifiestan en el fin de nuestras libertades, como una promesa de felicidad nacional; nuestra imaginación política es un festival, el encuentro de otras fantasías, comunitarias, compartidas, inventadas, deleitadas, narradas, bailadas, pero sobre todo sostenidas. 

El deleite ahora nos llama a pensar bajo este sol, con este sexo, estos placeres, y gritar las libertades que nos faltan, abrazar las que nos quieren arrebatar e invocar ésas que nos supieron sostener. Porque la libertad se ejercita, es un músculo suave que necesita acción, un beso de lenguas que dicen nuestros nombres e identidades. 

Decimos que entrenar el músculo de la libertad colectiva es el sostén de nuestros duelos, es nuestro agitar de lágrimas, es procurar el alimento común, es la búsqueda de la justicia erótica, es habitar la casa que construyeron nuestras ancestras. 

La libertad nunca es individual, nadie se salva solx, nadie puede imaginar otros deleites, otras fantasías de los placeres por venir, sin una comunidad que contenga los deseos y los fracasos. Reclamamos, de nuevo, una disidencia libre de aquella otra libertad que atraviesa nuestros cuerpos con violencia y crueldad.

Este invierno calienta una nueva edición del festival el deleite de los cuerpos, bajo el ala de la paloma negra que siempre sobrevuela en nosotras, tensando ese músculo fuerte que Maite Amaya nos enseñó a cuidar, la libertad como premisa para la vida.

Todas las actividades

Traviarca Intimas

Recital acústico y poético Susy Shock, Caro Bonillo y Andrea...

Incendiarias

Incendiarias poemas como molotovs Autoras lesbianas contemporáneas Será un taller...

Insulto

Insulto La celebración de lo frágil  Insulto es una obra...

Taller Bioescénico

Taller Bioescénico Insulto: altares como refugios Insulto se fue armando...

Rastros Vitales

Rastros Vitales Proyección de Cortometrajes De crisálida a mariposa “De...

#deleiteens

#deleiteens Taller para adolescencias diversas. Es un espacio seguro y...

La mala hora

La Mala Hora Ciclo de Teatro Hablo por mi Diferencia...

Yegua de troya

Yegua de troya Ciclo de Teatro Hablo por mi Diferencia En...

La Cogolla

La cogolla Monólogo de humor con música original, la planta...

RaRaS

RaRaS Manifiesto poético inconveniente Jugar con el dolor Hacer público...

Altares como Refugios

Altares como refugios Lecturas de cierre del taller bioescénico 11...

En el Torbellino

 En el Torbellino de la noche La noche avanza con...

Naty Menstrual Recargada

Naty Menstrual Recargada Show 12 de Julio 21.30 hs Sindicato...

Fiesta Final Feliz

Fiesta Final Feliz Bienvenidora Barby Guaman Tranki Punki Barrio Limbo...